5 señales de traumas en tus niños

5 señales de traumas en tus niños

señales de traumas en tus niños

Como padres siempre vamos a querer proteger a nuestros niños de las cosas perturbadoras. Así que es fácil que algunas situaciones irrumpan abruptamente la tranquilidad de tu hogar y esto puede afectar en distintas medidas a tus niños.

Por ejemplo:

Cuando las familias se encuentran con noticias perturbadoras, incluso a los padres pueden ser tomados por sorpresa y responden de una manera muy emocional que puede afectar a los niños. La cobertura de televisión y titulares de los periódicos impactantes también pueden amplificar el impacto de un evento o preocupante.

Seguro que eres de aquellos padres que tratan de blindar a los niños de estos hechos

y de todas aquellas cosas que podrían causarle un impacto negativo.

Por ello es importante reconocer los signos de estos efectos poco saludables que sugerirían la necesidad de una visita con profesionales ya que van a afectar su rendimiento en el colegio y su desarrollo de aprendizaje que son áreas en los que comunmente se reflejan el impacto.

En casos extremos, los niños pueden desarrollar algún trastorno de estrés post-traumático (TEPT ), que puede interferir con la vida y la felicidad de un niño.

Cómo un niño experimenta un evento y cómo es manejado por los que le rodean,

tienen un efecto sobre la forma en que puede impactarlos, señala el Dr. Jerry

Bubrick psicólogo de Child Mind Institute.

Ahora las señales que debes tomar en cuenta son:

 

1. El duelo normal

“Todo el mundo se aflige a un ritmo diferente,” dice el Dr. Bubrick, y una reacción inmediata, o la falta de una sola no es realmente un indicador de cómo un niño va a hacer frente a la situación de impacto. “Si un niño parece estar bien en ese momento, no es garantía de que se ha superado. Todavía podrían tener una mala reacción más tarde”, dice

“O podría también ser simplemente una señal de que están manejándolo bien.”

Así, mientras que queremos ayudar a nuestros hijos tanto como sea posible

inmediatamente después del evento, una respuesta duradera e hiriente por lo

general no será evidente hasta 3 o 6 meses después.

2. El aumento de pensar en la muerte y la seguridad

Un signo común de trastorno de estrés postraumático, es una reacción que el Dr. Bubrick llama un “hiper-enfoque en la mortalidad o la muerte.”

Y mientras que algunos niños se fascinan por todo el tema de la muerte, otros desarrollarán una obsesión por su propia seguridad y la seguridad de las personas cercanas a ellos.

En el caso de un incendio u otra catástrofe, sus pensamientos pueden volver con alarmante regularidad a la posibilidad de un incendio en su propia casa.

3. Problemas para dormir, comer, control de la ira y la atención en los estudios.

Algunos de los síntomas de trauma en los niños (y adultos), imitan bien la depresión, incluyendo largas horas de sueño o pocas horas de lo mismo, pérdida de apetito o comer en exceso, irritabilidad inexplicable o ira, y los problemas que se centran en proyectos, el trabajo escolar y su capacidad de comunicación.

A veces los síntomas aparecen más como una preocupación, ansiedad trastorno obsesivo o dificultad para separarse de los padres.

4. Disparadores

Un año después de un trágico suceso, se tiende a mirar hacia atrás, hacer balance y recordar a aquellos cuyas vidas se perdieron.

Sin embargo, como observa el Dr. Bubrick, hay otros sucesos conectados a la vida de los niños que podrían tener consecuencias inesperadas para ellos, los cumpleaños de amigos o compañeros de clase que murieron, por ejemplo. Son un disparador que parece activar y cambiar su comportamiento.

Cuando un evento se conecta a la escuela, tales como la pérdida de compañeros de clase o de violencia en la escuela misma, una reacción podría tomar la forma de evitar la escuela.

Como el Dr. Bubrick señala, es la escuela “donde será el recuerdo más relevante de la situación.”

Mientras que los episodios de depresión, aumento de ansiedad, dificultad para dormir, bajas calificaciones y una fijación en el incidente puede ser transitoria. Evitar la escuela es una señal clara que algo está mal.

“En su mayoría, todo el mundo va a experimentar una alteración en su conducta, total o parcialmente” dice el Dr. Bubrick. ”

Pero si, con el tiempo, no se resuelve ello, puede resultar en rechazo a la escuela por completo. En ese momento sabemos definitivamente que el niño necesita ayuda.

Finalmente y muy importante…

Debes saber que el estrés y el trauma puede manifestarse de manera diferente en niños y niñas. Aunque no se trata de una regla absoluta, los niños a menudo reaccionan más rápidamente y con mayor irritación, mientras que las niñas pueden retrasar sus reacciones producto que tienden a internalizar la situación.

Si estás en alguna situación parecida, puedes reservar tu consulta. En nuestro Centro Psicopedagógico Aristo, queremos ayudarte.

RESERVA TU CONSULTA AQUÍ

Post navigation

(2) Comments

  • Deja tu comentario