Funciones ejecutivas: Por qué un niño es desorganizado

Funciones ejecutivas: Por qué un niño es desorganizado

funciones ejecutivas (1)

No respondamos con algo tan simple como…

Porque es un niño.

Esa no es una respuesta satisfactoria para nadie.

Los niños pueden aprender a ser organizados desde muy pequeños y cuando están en una etapa escolar, pueden comprender esto de la organización a un nivel normal para una persona en desarrollo teniendo gestión sobre sus propios deberes como las tareas, como el orden de sus juguetes y el cuidado de sus cosas en el colegio.

Y todo esto tiene que ver con las funciones ejecutivas que suelen verse afectados y en este artículo vamos a bosquejar a qué se debe esto.

Cuando estamos preocupados por un niño tan desorganizado que tienen problemas para cuidar sus cosas y mantenerse al día con el trabajo escolar, lo primero que queremos hacer es tratar de entender lo que está pasando con ellos.

Hay pruebas que ponen en relieve diferentes tipos de habilidades de organización que tu niño podría carecer. Pero lo primero que debe hacerse, es obtener una buena idea de cuándo y cómo se ha vuelto desorganizado cuando no lo era.

Ahí es donde los profesores del colegio puede ser muy útiles. Pídele a su tutor de aula o al profesor más cercano y cuidadoso que te de un resumen de las cosas que a tu hijo se le están complicando.

También podría ser posible tener al psicólogo de la escuela ayudando a observarlo en el aula, para describir las cosas que parece estar representando un problema para él.

  • ¿Está fallando al traer su tarea en la clase?
  • ¿Tiene problemas para cambiar de una actividad a otra?
  • ¿Anota las tareas?
  • ¿Sufre a menudo pérdida de cosas o útiles de estudio?

Y antes de que nos centremos en su capacidad de organización, necesitamos descartar otras cosas que podrían ser la causa por las que tu hijo parecer desorganizado. Por ejemplo:

  • Si un niño siempre parece estar olvidando a su vez su tarea o perdiendo sus libros, podría ser porque tiene una problema de aprendizaje y se siente mal por hacerlo o quizá le da verguenza mostraselo a su profesor porque teme rechazo.
  • También podría estar perdiendo cosas y olvidarlas porque está distraído o por ansiedad. Y podría ser una ansiedad que se mantiene ya hace buen tiempo.
  • Un niño podría parecer desorganizado porque está deprimido, lo que hace que se sienta indiferente acerca de las cosas que normalmente le importaría. El problema podría ser su motivación y estado de ánimo.
  • Un niño que ha tenido una experiencia traumática puede ser desorganizado porque constantemente se siente estresado. Debes saber identificar las señales de trauma en un niño.

Ahora bien, si has descartado estos problemas emocionales que podrían estar contribuyendo a esta conducta, es posible que tu hijo o hija esté siendo desorganizado porque  tiene un problema en lo que se denominan sus funciones ejecutivas como lo mencionamos al inicio.

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Son las habilidades mentales que todos usamos diariamente para hacer las cosas. Las usamos para establecer metas, planificar cómo vamos a hacer algo, priorizar, recordar cosas, administrar nuestro tiempo y las posesiones, y terminar lo que empezamos.

Algunos niños tienen deficiencias en las funciones ejecutivas, y, a pesar de lo brillantes que son, su luchan por hacer el trabajo escolar y estar al tanto de las cosas a su alrededor.

Por ejemplo:

  • La pérdida de su chaqueta,
  • Olvidando sus deberes,
  • No seguir instrucciones.
  • Retener hechos en su memoria
  • La solución a un problema que tiene varios pasos,
  • Olvidar lo que es importante en lo que está leyendo,

Hay varios tipos diferentes de pruebas que pueden utilizarse para ver qué tipo de funciones ejecutivas que su hijo podría estar teniendo un problema.

Importancia de una evaluación

Evaluar a un niño de una manera completa será importante. Y esto a menudo, no se podrá hacer en un día. Pero una primera consulta puede arrojar la necesidad de hacer una evaluación más profunda o descartarla completamente ya que es muy fácil determinar que las razones son muy habituales y sólo realizando algunos ajustes en casa, se podría revertir su conducta.

 


RESERVA UNA CONSULTA


¿Notas esto en tu niño?

Post navigation

Deja tu comentario